5 Cafeteras superautomáticas analizadas y consejos básicos de compra

0

El gusto por un buen café se ha convertido en las últimas décadas en algo universal, y las principales marcas de pequeño electrodoméstico, como Krups, Cecotec o Delonghi, se han esforzado mucho en sacar al mercado cafeteras exprés simplificadas para que cualquier persona pueda prepararse un café de calidad profesional sin necesidad de ocupar la mitad de su cocina con una máquina profesional y, sobre todo, sin tener los conocimientos de un barista.

Las primeras cafeteras automáticas que se popularizaron entre el gran público fueron las de cápsulas, que llegaron al mercado de la mano de Nespresso hace algo más de 10 años, pero su escasa versatilidad y el hecho de que las cápsulas sean caras y generen muchos residuos no biodegradables ha hecho que mucha gente haya dejado de usarlas. Hoy en día, la tendencia es adquirir versiones domésticas y manejables de la cafetera exprés de las cafeterías, que además permiten ahorro a largo plazo porque en ellas se puede usar cualquier café en grano o molido.

El rango de precios en que se mueven estas cafeteras es bastante amplio. Las hay muy baratas, de menos de 100 €, y algunas que superan los 1000 € y que ya tienen una calidad equivalente a las profesionales, aunque en un tamaño más discreto, por lo que es posible decir que las hay para absolutamente todos los bolsillos. No obstante, también es cierto que las más baratas son muy básicas y quizás no cumplan las expectativas de un verdadero amante del café, mientras que las más caras son más complejas y cuesta más aprender a manejarse con todas las opciones que ofrecen.

buena calidad-precio
Cecotec Power Matic-Ccino 8000 Touch
Más vendida
Delonghi ECAM 22.110
Krups Milano EA810
Delonghi Magnífica ESAM 4200
Económica
Dlonghi ETAM Autentica 29.510
Cecotec Power Matic-ccino 8000 Touch Serie Nera Depósito leche, Pantalla táctil, Café personalizable, Tecnología ForceAroma,...
De'longhi Magnifica S Ecam 22.110.B - Cafetera superautomática, 15 bares de presión, 13 programas ajustables, auto-limpieza,...
Krups EA815070 - Cafetera Automática 15 Bares de Presión, Pantalla LCD, 3 Niveles de Intensidad, Ajustable de 20 ml a 220 ml,...
De'longhi Magnifica Esam 4200.S - Cafetera superautomática, 1450w, sistema cappuccino, capacidad 1,8l, 15 bares presión,...
De'longhi Autentica Etam 29.510.B - Cafetera Superautomática, 1450 W, capacidad 1.3 L, muy estrecha, dispositivo cappuccino y...
1.500W
1.450W
1.450W
1.450 W
1.450 W
1,7 Litros
1,8 Litros
1,8 Litros
1,8 Litros
1,3 Litros
19 bares
15 bares
15 bares
15 bares
-
buena calidad-precio
Cecotec Power Matic-Ccino 8000 Touch
Cecotec Power Matic-ccino 8000 Touch Serie Nera Depósito leche, Pantalla táctil, Café personalizable, Tecnología ForceAroma,...
1.500W
1,7 Litros
19 bares
 

Más vendida
Delonghi ECAM 22.110
De'longhi Magnifica S Ecam 22.110.B - Cafetera superautomática, 15 bares de presión, 13 programas ajustables, auto-limpieza,...
1.450W
1,8 Litros
15 bares
Krups Milano EA810
Krups EA815070 - Cafetera Automática 15 Bares de Presión, Pantalla LCD, 3 Niveles de Intensidad, Ajustable de 20 ml a 220 ml,...
1.450W
1,8 Litros
15 bares
Delonghi Magnífica ESAM 4200
De'longhi Magnifica Esam 4200.S - Cafetera superautomática, 1450w, sistema cappuccino, capacidad 1,8l, 15 bares presión,...
1.450 W
1,8 Litros
15 bares
Económica
Dlonghi ETAM Autentica 29.510
De'longhi Autentica Etam 29.510.B - Cafetera Superautomática, 1450 W, capacidad 1.3 L, muy estrecha, dispositivo cappuccino y...
1.450 W
1,3 Litros
-

Por eso en esta comparativa vamos a centrarnos en las cafeteras automáticas exprés de gama media, que cuestan entre 300 y 700 €.

Mejores cafeteras automáticas de gama media

Cecotec Power Matic-Ccino 8000 Touch

La Cecotec Power Matic 8000 es la evolución de la Serie 7000 de Cecotec, y la principal ventaja de la serie 8000 frente a la serie anterior es la pantalla táctil, que es la que le da el nombre de Touch, y que además es una pantalla a color. En ella se integran todas las funciones de la cafetera, desapareciendo todos los botones analógicos.

Asimismo, también supone una evolución estética, manteniendo los dos colores disponibles, blanco y negro, pero incorporando detalles con acabados cromados, pero más allá de esto ambas series son exactamente iguales y comparten prestaciones, por lo que el usuario debe plantearse si le compensa gastar hasta 100 € más (con un precio total que supera los 450 €) por un cambio tan superficial. Aún así, se trata de una de las cafeteras con una mejor relación calidad-precio del mercado.

En todo caso, las características de la máquina, sea la serie 7000 o la 8000, son muy completas. Se trata de una cafetera automática que incorpora una bomba de presión de 19 bares, un depósito transparente de agua de 1.7 litros de capacidad y un tanque de leche integrado de acero inoxidable de 0.4 litros, además de un molinillo de café con una capacidad de 250 gramos que permite optar por utilizar café en grano (que la máquina molerá justo antes de usarlo) o café previamente molido. En caso de optar por el café en grano, se puede seleccionar entre 5 niveles de molienda.

Una posibilidad muy interesante que incorpora es la de configurar los parámetros exactos de aquellos cafés que gusten más al usuario o a los usuarios (ya que puede almacenar distintos perfiles), de manera que la máquina prepare el café exactamente igual cada vez, una opción que encantará a los más cafeteros.

Así, no sólo se puede escoger entre las distintas variedades de bebida (espresso, capuccino, americano, latte machiato, leche caliente y agua caliente para infusión), sino asegurarse de que la proporción entre uno y otro ingrediente va a ser siempre exactamente igual. No obstante, para los usuarios más exigentes eso no serás suficiente, ya que las preparaciones preconfiguradas son bastante básicas y, aunque se pueden preparar capuccinos de forma automática, su nivel de personalización de la consumición es baja en comparación con otras máquinas.

Para aquellas personas que quieran notar el calorcito del café a través de la taza y a los que preocupe que al verter el café en la taza fría se enfríe antes, la bandeja superior tiene función de calentamiento de tazas. Asimismo, el sistema de calentamiento del agua es Thermoblock, lo cuál significa que permite programar una temperatura para cada preparación. Puede preparar una o dos tazas simultáneamente. 

Para hacer más sencilla la limpieza de la máquina, dispone de una rejilla antigoteo extraíble que recoge las posibles fugas y de un sistema automatizado de autolimpiado. Como la máquina permite ajustar el PH o dureza del agua utilizada en el depósito, la limpieza se ajusta a esa característica.

Como complemento icluye gomas de repuesto, un cepillito para la limpieza de los conductos internos y una cucharilla dosificadora.  Con unas dimensiones de 27 x 35 x 45 cm. y un peso de 11 kilos, su potencia máxima de consumo es de 1.500 watios.

Ver opiniones y precio en Amazon de la cafetera Cecotec Power Matic-Ccino

 

Cafetera superautomatica Delonghi ECAM 22.110

La Delonghi ECAM 22.110 es una de las principales apuestas de la firma Delonghi en el segmento de las cafeteras automáticas (al margen de las que fabrica para otras marcas como Dolce Gusto y Nespresso) y tiene una relación calidad precio aceptable, muy en la línea de la Cecotec 8000, lo cual explica por qué es su modelo más vendido. Se comercializa en negro, con la nomencaltura 22.110, y también en blanco, con la nomenclatura 21.110 y un precio algo superior (algo más de 500 € en la versión negra, algo más de 600 € para la versión blanca).

Sus dos principales características son el tapón del depósito de café, que ayuda a mantener el aroma del café, y un panel de control especialmente cómodo. En un tipo de producto en el que muchas veces se descuidan algunos detalles, este tipo de comodidad es bastante difícil de encontrar.

De hecho, el panel de control incluye tanto controles manuales como botones táctiles, tiene iconos muy claros (no hace falta leerse ningún manual para saber a la primera para qué sirve cada cosa) y también tiene indicadores luminosos que se encienden cuando una determinada función está activada para que sea imposible que te despistes.

Incluye un molinillo integrado que permite moler el café justo antes de prepararlo, con un nivel de personalización de 13 modos de molienda, pero también puede usarse café premolido. En comparación con otras cafeteras, el molinillo de la Magnífica S es bastante silencioso.

Permite un elevado grado de personalización de las bebidas, ya que permite elegir entre tres tamaños de café (corto, medio y lungo), la intensidad del sabor (regulando la proporción entre café y agua en cada preparación) y la temperatura del agua (gracias al sistema Thermoblock). Para quién guste de tomar el café en vasos altos o tazas extragrandes, se puede regular la altura de la boquilla desde los 8.6 hasta los 14.2 centímetros.

La desventaja que tantas opciones comporta es que hay que experimentar bastante antes de lograr encontrar la combinación perfecta, pero si se consigue se obtiene un café de calidad profesional con solo darle a un botón, y para que conseguirlo sea más sencillo la máquina viene acompañada por una guía que, aparte de hablar de la cafetera y del café y sus orígenes, explica muchas de las combinaciones posibles.

Aunque dispone de un vaporizador de leche para preparar la crema de los capuccinos, el depósito de leche no está integrado y, por tanto, los capuccinos, café latte, latte machiatto… tendrán que mezclarse manualmente.

Para mejorar la limpieza de la máquina, la bandeja inferior antigoteo es extraíble y tiene un indicador que muestra el nivel de agua y restos que hay en ella. También hay un indicador para el depósito que recoge los posos del café, de manera que no hace falta estar abriéndolo y cerrándolo para saber cuándo vaciarlo. Asimismo, incluye sistemas de limpieza, enjuague y descalcificación automáticos.

Como contra, hay que señalar que, teniendo en cuenta que se trata de una máquina de más de 500 €, sus acabados están poco cuidados e incorpora una cantidad excesiva de plásticos en su carcasa exterior. Además, su bomba es de 15 bares.

Con unas dimensiones de 23 x 43 x 34 cm y un peso de 9 kilogramos, su potencia es de 1450 Watios.

Ver opiniones y precio en Amazon de la cafetera Delonghi ECAM

 

Cafetera superautomática Krups Milano EA810

La Krups Milano EA810 es una cafetera de 15 bares de presión que pertenece a la misma familia que las afamadas Krups Espresseria o Krups Piano, a las que recuerda mucho por su aspecto exterior, ya que se trata de una cafetera sólida y pesada, con aspecto de prisma con los bordes redondeados, y sus laterales presentan unas originales marquitas decorativas que le dan personalidad y potencian la imagen de profesionalidad que comparten todas las cafeteras de la marca.

Sin embargo, su panel de control es completamente distinto de las demás cafeteras Krups y destaca por la pantalla LCD luminosa en su frontal y los botones situados debajo de ésta, muy bien identificados, aunque quizás excesivamente pequeños, sobre todo teniendo en cuenta que muchas veces va a ser manipulada a primera hora de la mañana, cuando el usuario aún está medio dormido.

Como las demás cafeteras de este tipo, la Milano incorpora un molinillo, pero se trata de un molinillo muy básico, con solo tres niveles de molienda. No obstante, sí incorpora un detalle de calidad en él, ya que el molinillo tiene tapa y esta ayuda a preservar el aroma del café. En cambio, la Krups Milano no permite usar café premolido, y eso significa que no se puede usar descafeinados en ella. Eso sí es una desventaja cualitativa respecto a otras cafeteras de prestaciones similares.

Incluye función de agua caliente para preparar infusiones, posibilidad de configurar distintos parámetros del café (volumen, intensidad, grado de molienda…) y en definitiva todas las opciones que se esperan en una cafetera express automática de una primera marca, como es Krups. En este sentido, la Krups Milano no decepciona. No obstante, ni siquiera dispone de una opción específica para el café americano, sino que la preparación de este tipo de café en esta cafetera se limita a la preparación de un expresso largo al que luego se tiene que añadir más agua de modo manual. Eso significa que la proporción entre agua y café es variable en cada preparación y no hay manera de estabilizarla.

También incluye vaporizador para la leche, pero no prepara capuccinos ni lattes de manera automatizada y sólo permite guardar 2 recetas favoritas, lo cual resulta en que, a la práctica, no facilita mucho la preparación habitual del café.

El depósito de café es de los más grandes que se pueden ver en este tipo de aparatos, de medio kilo. No obstante, se recomienda no utilizarlo a plena capacidad a menos que se vaya a utilizar el café, ya que el café expuesto al aire y sin moler puede contagiarse de aromas ajenos o perder el propio, incluso con la tapa. En cambio, el depósito de agua es de 1.8 litros, es decir, proporcionalmente hay mucho café y poca agua, y si se usa todo el depósito de café (por ejemplo, por tener invitados en casa) se tendrá que repostar agua.

Cómo en la mayor parte de las cafeteras automáticas, la limpieza y descalcificación de la máquina están automatizadas. Incluye dos depósitos de desperdicios, uno para líquido y otro para los posos del café, pero sólo éste último está dotado de un sensor electrónico que avisa de que se requiere un vaciado, algo que, a la luz de las opiniones de los usuarios, debe hacerse muy frecuentemente, ya que se trata de un depósito pequeño teniendo en cuenta la gran capacidad del molinillo.

No obstante, la bandeja de recogida de agua también tiene su propio dispositivo de aviso, más tradicional: dos pequeñas boyas de color llamativo que salen a flote cuando hay demasiada agua.

El gran problema de la Krups Milano es que no aporta absolutamente ninguna novedad respecto a otras cafeteras de la misma marca, excepto el hecho, no específicamente positivo, de que su carcasa es prácticamente por entero de plástico, es decir, que la posibilidad de que se rompa o se raye por un golpe es bastante elevada, y que en comparación con otras cafeteras de otras marcas es bastante menos versátil.

Y, además, se trata de una cafetera con una gran desproporción entre las dimensiones del depósito del molinillo, las del depósito de agua y las de los depósitos de residuos, hasta el punto de dar la sensación de que se pretende que sea una cafetera de gran capacidad, como las de las cafeterías, cuando las dimensiones de la máquina no permiten cumplir tal aspiración.

No obstante, tiene una ventaja muy importante que quizás incluso compense el hecho de que en su cuerpo haya más plástico que metal, y es que es la más barata de la presente selección con diferencia: apenas si supera los 250 €, lo que la hace muy asequible para aquéllos que quieran una cafetera expresso sencilla de utilizar, bonita y funcional.

Asimismo, al permitir solamente el uso de café en grano supone aún un ahorro mayor, ya que el café en grano sale bastante más barato que el café molido, además de conservar mejor su aroma.

Con unas dimensiones de 32 x 28 x 36.5 cm. y un peso de 7.9 kilogramos, su potencia es de 1450 Watios.

Ver opiniones y precio en Amazon de la cafetera Krups Milano

Delonghi Magnífica ESAM 4200

La Delonghi ESAM 4200 es muy similar a la gama 4000 de Delonghi, aunque su carcasa es plateada, y su principal ventaja es su bajo precio, ya que es de las más baratas del mercado. Su precio se acerca a los 300 €. Claro que también se trata de una cafetera muy básica, que se limita a preparar café espresso y que, aunque tiene un vaporizador para la leche, no puede preparar lattes ni capuccinos, pero otras con funciones similares son mucho más caras.

En realidad, su precio bajo se explica por tratarse de una cafetera de gama ya antigua (este modelo concreto dejó de fabricarse en 2017), y a qué la marca está centrándose en la venta de las gamas más recientes (ECAM y ETAM), y en ningún caso a que se trate de una cafetera con peores características.

Tiene un depósito de agua de 1.8 litros en uno de los laterales de la máquina, y se trata de un depósito extraíble que se puede sacar de la carcasa con facilidad, además de ser transparente y, por tanto, permitir que el nivel de agua se vea en todo momento.

En la parte superior, aparte de la bandeja que calienta las tazas, se puede encontrar el acceso al molinillo, con una capacidad de 200 gramos, la más limitada entre las cafeteras que analizamos en el presente artículo, pero que en cambio permite 13 grados distintos de molienda.

No tiene pantalla en el panel de control, sólo botones e indicadores luminosos que avisan de qué procesos están teniendo lugar. Los botones son el interruptor principal ON/OFF, el de elaboración de un café, el que señala que hay que elaborar dos cafés de manera simultánea y el botón de activación del vaporizador. Debajo de éstos hay dos diales que permiten seleccionar el volumen de cada taza y la intensidad del café, pero que son muy simples, con solo 3 posiciones.

Su vaporizador de leche permite crear crema para los capuccinos o simplemente calentar la leche, sin espumarla (basta con quitar la capucha del extremo del tubo espumador).

No se puede elegir la temperatura de salida de los cafés ni preparar lattes o capuccinos de manera automática.

En cuanto a la limpieza, se puede extraer el grupo de café para lavarlo por separado y, por supuesto, incluye funciones de limpieza y descalcificación automáticas.

Con unas dimensiones de 37 x 28 x 36 cm. y un peso aproximado de 10 kilogramos, tiene una potencia de 1350 watios.

Ver opiniones y precio en Amazon de la cafetera Delonghi Magnífica

 

Delonghi ETAM Autentica 29.510

La cafetera ETAM 29.510 es una de las más populares de la gama ETAM, que es la gama de fabricación más reciente entre las cafeteras automáticas de Delonghi.

Su diseño es sobrio elegante, mayormente metálico, con un panel retroiluminado en su parte frontal superior y líneas muy limpias. Se vende en dos colores, negro y plateado, con acabados cromados en bordes y accesorios muy similares a los de líneas más antiguas. Lo único que sobresale de la cafetera es su tubo vaporizador, muy grueso y potente, de calidad profesional, que permite preparar la crema de leche para los latte y capuccinos y calentar agua a punto de ebullición.

El panel de control combina mandos analógicos (uno para activar el vaporizador y otro para especificar la intensidad del café) y 8 botones táctiles con los que se controlan las prestaciones principales de la cafetera. Como en modelos anteriores, los botones están muy bien identificados.

El sistema de preparado de café es completamente personalizable. Como en modelos anteriores, se puede escoger su tamaño (corto, medio o lungo), la intensidad de su aroma y su sabor y la temperatura a la que se debe calentar el agua. También el molinillo que incorpora permite bastante personalización ya que, una vez más como en modelos anteriores, se puede seleccionar entre 13 niveles de molienda.

El surtidor de café tiene una boquilla de altura ajustable: en su punto más abajo ofrece 8.5 centímetros de espacio, y en su punto más alto hasta 14 centímetros. Esto significa que podemos usar vasos largos con total tranquilidad para servir nuestras preparaciones.

No obstante, hasta aquí, no supone ninguna novedad, ya que todas las cafeteras Delonghi permiten las mismas prestaciones aproximadamente. No obstante, sí incorpora una función distinta, y es la opción Doppio+, que sirve para obtener un espresso doble, es decir, un café corto con una doble de café, sin tener que repetir la operación y sin que pierda la intensidad y el aroma de de un espresso convencional.

También es especial la manera en que prepara el café largo, ya que con esta cafetera no es simplemente un café con más agua, sino que incorpora un sistema de extracción lenta y a temperatura baja del café para conseguir la suavidad que caracteriza a la bebida en Estados Unidos. Además, sí incluye un sistema de preparación automática de capuccinos.

Por lo demás, sigue siendo muy parecida a todas las demás cafeteras automáticas Delonghi. Tiene un aspecto similar, una bandeja superior que calienta las tazas y una bandeja inferior antigoteo, se limpia automáticamente.

Para ahorrar energía y trabajo, incluye la posibilidad de desactivar la cafetera de manera automática tras cada uso y avisos y señales sonoras para que sepamos cuándo terminan las preparaciones sin necesidad de estar pendientes de la cafetera.

Su principal ventaja es que teniendo un precio por debajo de los 500 € ofrece algunas funciones muy específicas que no se pueden encontrar en otras cafeteras de la misma gama. No obstante, sí se pueden hallar funciones similares en otras cafeteras más antiguas que son de gama superior y que además tienen sistema de calentamiento de leche integrado y, por tanto, consiguen preparar capuccinos y lattes de forma automática, solo pulsando un botón.

Con unas dimensiones de 19 x 48 x 34 cm. y un peso de 9 kilogramos, su potencia es de 1450 Watios.

Ver opiniones y precio en Amazon de la cafetera Delonghi ETAM

 

Cómo elegir una cafetera superautomática

Una buena máquina de café debe permitirte preparar un café similar al de tu bar o cafetería favorita desde la comodidad de tu hogar y, en términos generales, debe tener:

  • Una presión de entre 15 y 18 bares.
  • Bloque térmico (Thermoblock) para calentar el agua de forma rápida.
  • Molinillo de café graduable, ya sea cerámico o de metal.
  • Vaporizador para la leche, ya sea integrado en la máquina (para preparar cafés con leche de manera automática) o externo.
  • Filtro de agua interno para evitar la cal y un gran depósito de agua para no tener que estar repostando cada dos por tres.
  • Suficiente altura para tazas grandes y boquillas regulables en altura para evitar salpicaduras de café caliente.
  • Fácil limpieza y sistemas de automatización de la misma. La mayoría de las cafeteras automáticas incluyen kits de descalcificación.
  • Que memorice las preferencias de café, leche… para que se pueda repetir la misma preparación exacta sin tener que recordar todos los parámetros.

No obstante, no basta con que tenga estos detalles, ya que la gran mayoría de las cafeteras automáticas los tienen.

Además, deben adaptarse a las necesidades del usuario, ya que no todas tienen las mismas opciones de preparación. Si el usuario suele tomar el café solo, por ejemplo, bastará con que adquiera una cafetera que tenga varias opciones de tamaño e intensidad, mientras que si la bebida que se va a preparar habitualmente es un latte o un capuccino quizás sea mucho más adecuada una máquina que integre esas opciones entre las que pueden prepararse con sólo darle a un botón.

Y, por supuesto, la relación entre las prestaciones de la máquina y su precio es también muy importante, ya que las diferencias de precio entre los distintos modelos suelen ser bastante grandes y no siempre están justificadas por las prestaciones que ofrecen. Existen cafeteras de cápsulas que no superan los 50 € y cafeteras expresso con prestaciones de barista que superan los 1000 €, y hay que saber si realmente merece la pena gastar ciertas cantidades para la cantidad y la calidad de café que el usuario necesita preparar.

Algo muy importante y relacionado con lo anterior es la cantidad de cafés que se van a preparar, ya que si se trata de poder tomar uno o dos cafés de calidad aceptable al día lo que más convendrá es una máquina pequeña, funcional, de consumo reducido, y no será necesario que lleve ciertas funciones extra integradas, mientras que si se pretende servir una docena de cafés diarios, algunos solos, otros con leche, y a gusto de distintas personas, la versatilidad y la rapidez de la máquina serán mucho más importantes.

En esa misma línea, hay que tener en cuenta la capacidad del molinillo, ya que un molinillo con un depósito mayor permite preparar más cafés sin necesidad de recarga mientras que un molinillo con un depósito menor está más indicado para una elaboración de café más puntual. Y también hay que tener en cuenta si la cafetera permite o no la utilización de café premolido, ya que sin esa opción se pierde la posibilidad de preparar cafés descafeinados.

Y, por supuesto, hay que estar atento a las dimensiones del aparato y a su estética, ya que se trata de máquinas relativamente aparatosas, de unos 9 o 10 kilos de peso, que probablemente vayan a quedar a la vista de todos sobre la encimera de la cocina.

Hay una cafetera perfecta para cada usuario, sólo se trata de encontrarla. 🙂 

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.